lunes, diciembre 26, 2011

Azul

Ciña el estrecho abrazo mi cintura,

Nadie más, sólo tú a mi alrededor
No quiero otro murmullo, otro color
Sino el que tu contorno me procura.
No es cárcel ni destierro  es envoltura
Que se apropia de mí, de mi temblor
Y agrega tu sudor a mi sudor
En tal dinámica mi fe perdura
No hay calzada que lleve a tierra firme,
Ni bagaje incitando a despedirme,
Tú eres mi alrededor, mi azul y verde
Estoy en ti mi sola expectativa
Es la de isla flotante  a la deriva,
Que en tu horizonte azul feliz
Se pierde tantas veces
Tu azul sobre mi arena
Subió arrastrándose, desfallecido
Y tantas otras, sin haber dormido,
Volvió a alejarse de mi propia escena.
A qué ruda amargura me condena
Tu actitud de abandono, habiendo sido
Poco después de haberme poseído,
No hay asedio, hay entrada en insistencia,
Tu blanca espuma explota en impaciencia,
Se derrama, la absorbo, me humedece.
Alargar la acción, detén la huida,
Que en la orilla por ti sigo tendida
Playa viva que espera y se te ofrece
Un azul incandescente…

sábado, diciembre 24, 2011

Duele esta navidad mercantilista

Duele esta navidad mercantilista

Tanto obsequiado tanto recibido
Vago el amor confuso
Revestido de ruin disfraz
Y mascara egoísta
No es el amor que nos llenó la vista
Frágil desnudo que se arrulla
Entre el júbilo y la conquista
Es un amor de carnaval y fachada
De besos superficiales y sonrisa helada
Se nos marcan festejos y costumbres
Y vamos en olor de muchedumbres
Con la misma rutina vez tras vez
La cena humea en el modesto hornillo

Sobre asiento de brasas, en austero
Salón-taller-cocina, y aún granero,
Tan primitivo todo, tan sencillo
Ni el hogar opulento, cuyo patio es enjambre

De siervos adobando al fuego una ternera;
Ni el mesón del camino, que al caminante ofrece
Sólida cena, cama e intervalo en la senda.
Un establo ruinoso será en la fría noche
Albergue transitorio de la joven pareja;
El, benévolo mozo, y ella, grácil muchacha,
Con un hijo en el vientre hacia el fin de la espera.
Pudo haber sido alcoba del palacio de Herodes,
Al calor del brasero, vanidad de oro y seda,
O aposento en la villa de Caifás, o la casa
De un doctor fariseo que la Ley interpreta.
Pero el Hijo del Hombre no es hijo de los grandes,
Y se hará el más pequeño; los hijos de la tierra,
Los que sudan y sufren, el labrador curtido,
El pescador austero, la mujer en la rueca,
Han de ser sus hermanos, dejarán lo que tienen,
Y sin volver la vista, marcharán en sus huellas.
Por eso ésta es la noche de los destituidos,
Del hambriento, del huérfano, del que vive en cadenas.
Si hoy descendiera el Cristo, no vendría 
Donde el poder se compra, se vende la conciencia;
No a los mármoles turbios de Washington o Londres,
No a las crudas Babeles de New York o Bruselas.
El Cristo nacería tal vez en Nigeria
Donde un país ubérrimo tolera la indigencia;
O en la sórdida choza del Congo, de Etiopía,
Donde los niños mueren de infinita tristeza.
Mira dentro de tu corazón
La autentica Navidad son todos los días
Duele esta navidad mercantilista

sábado, diciembre 17, 2011

Tal vez


Muros que se desploman
Torres que se derrumban
Robles que el viento arranca
Fragmentadas columnas
Y entre tanto desastre
Siempre alguien, se pregunta
¿Cual puede ser la causa
 y quien tiene la culpa?
¿Tal vez desgasta el tiempo
 la piedra y sus costuras?
¿Tal vez no clava el árbol
su raíz mas profunda?
Tal vez, tal vez
Las cosas tienen que ser caducas
Palabras que se quiebran
Propósitos en duda
Esperanzas marchitas
Conclusiones absurdas
Y entre tanto fracaso
Se aduce una disculpa
Se amasa una mentira
Se finge una postura
Tal vez la mente sigue
Sendas de linea curva
Tal vez la mano abierta
Mas que aceptar repudia
Tal vez tal vez
Tenemos el alma turbia
Promesas que se avanzan
Amores que se jurar
Franqueza que se ofrece
Como la piel desnuda
Y al final las promesas se olvidan
Los amores se pierden
La verdad se camufla
¿Tal ve, fuimos ingenuos?
¿Tal vez, no comprendimos
 las leyes de la jungla?

jueves, diciembre 15, 2011

Ojos intensos

En cada sombra
Se adormece un rayo
Que hace Diciembre
Asemejarse a Mayo
Y abre al ocaso un día claro
De tus ojos mis ojos absobieron
Resolucion belleza
Y en ellos se fundieron
Formando un mar de ojos intensos
En transparencia están nada se escucha
Tras el cristal no hay dudas
Te miro y eres trueno
Desde la purpura a la desnudez
Pero te veo nueva cada día
Como si fuera la primera vez
No te daré una rosa belleza efímera
No te daré una estrella
Luminosa pero inalcanzable
Te daré un albo por mi plantado
Duradero asequible y arraigado
En cada sombra
Se adomece un rayo
Que hace que tus ojos
Me sigan iluminando

domingo, diciembre 11, 2011

Hablar de mi

Yo debo hablar de mi
¿Quién me conoce tan bien como yo
pueda conocerme?
Solo tal vez quien lea mis palabras
Y con su roce a través de mis ojos logre verme
Los demás no ven mas que una silueta
Simples palabras agradables
Y algunas hasta bellas
Desestimo esa imagen incompleta
Ya me desacrediten o me alaben
No me pidan que entienda
El sentido de la vida
Esta no es una senda 
Es un bosque  cuya salida
Es a la vez incierta y conocida
Mi vida no es agenda ni memoria
No es línea recta ni cronología
Es solo una aventura exploratoria
Sin mas contexto que el presente día
Los bohemios sueñan
Los analíticos idean tácticas
La lógica carece de visiones
Solo razona no imagina habla
Su léxico es metódico geométrico
De pasos esquemáticos sin alas
Pero mi corazón
No sabe de esquemas y porcentajes
Solo sueña y sueña esperando un mañana
Hay una parte de mi que te acompaña
Cuando caminas en las mañanas grises
Y percibes un abrazo en la cintura
Que nadie mas percibe
Mi cuerpo mi armadura de carne y huesos
Puede despedirse
Pero el yo que te protege
Pisara donde pises
Se acoplara a la curva de tu espada
Mirara sobre el hombro cuando escribes
Sin que nadie mas me vea
Solo tu puedes percibirme
Sabrás que vivo a tu lado 
En tu cuerpo en tus raíces...

 

Quiero que me la devuelvan

Me pidió el alma
Para verla un día
Y  yo se la preste
Como quien deja al curioso el libro nuevo
Que apenas se cerro sobre la mesa
Uno espera que observe la portada
Titulo autor quizás la referencia
Y que seguidamente lo devuelva
Y me quede sin alma
Yo esperaba que vista ya
Me la restituyera
Pero se la llevo mi cuerpo todo
Temblaba como junco en la ribera
Desposeído de energía
No fui capaz de articular palabra
Vivir sin alma tiene sus ventajas
Una extraña quietud una ceguera
Que impide ver el mundo
Y al escuchar su ruido indiferencia
¿Pero de que sirve ser planta o estrella
ser un músculo de carne
un peldaño tan solo superior a la piedra?
Yo quiero mas
El gozo la agonía la esperanza
El recuerdo y la tristeza
Quiero que me la devuelvan
Si tu sabes donde esta
Llama a mi puerta

viernes, diciembre 09, 2011

El alma que te amo

Cuando en tus años grises
Leas los versos que por ti
He dejado escritos
Si abres mi libro pero no rastreas
El alma que te amo
Y aun te habla a gritos
Ni ves la tuya reflejada
Todo cuanto escribí
Lo escribí en vano
No hay palabra mas fría
Que la que habla de amor y no lo siente
Palabra escrita en el bloque de la mente
Que ni a calvario o festibal se alía
Elabora argumentos destila sutilezas
Mas no es capaz de combinar fragmentos
De lo que eran unidad y ahora son piezas
Mis ojos no te ven
Pero te veo
En cada amanecer en cada ocaso
Al mio se une el eco de tus pasos
Te leo en cada libro que abro
Si el fracaso zarandea mi fe
Tu llenas mi vaso

domingo, diciembre 04, 2011

Despedida

Si alguien me lee
Me hallara desnudo
Huyo de adornos túnicas y sacrificios
¿Que debo proteger con tal
o cual escudo
que no se pueda ver?
De los audaces suele ser el laurel
De quien se ofrece tal cual es
Sin tapujos ni artificios
De la espontaneidad  hago mi oficio
En un mundo de ignorancia y miserias
No me asusta morir
Se que mi muerte nació cuando nací
Hermana gemela sigue conmigo
Rutas paralelas y a cada paso que doy
De su plan me advierte
Hoy puede ocurrir
Ni mas débil me vuelve
Ni mas fuerte
Yo hace tiempo que morí
Y en mi despedida
No quiero mas que
La remota lejanía
Que veo en el fondo de tus ojos
Un horizonte azul que desafía
Soledades obstáculos y enojos...

jueves, diciembre 01, 2011

El reflejo sobre el espejo

Estábamos al fondo del espejo
Mis ojos sobre ti  y sobre el reflejo
Casi celoso de mi mismo
Al verte entre brazos de un yo
Que se convierte
En mi propio fatídico adversario
Prófugo del cristal sobre la cama
Solos tu y yo
Y el reflejo sobre el espejo
Surges de las tinieblas de repente
Se hace la luz en mi universo helado
Génesis que aparece renovado
Va la señal del amor sobre la frente
Estábamos al fondo del espejo
Frente a tu lecho
En orden de tosca alfarerías
A cuatro manos
Sobre el audaz bosquejo
Mis ojos sobre ti
Y el reflejo sobre el espejo
Toda una eternidad mas no encontrado
Digna pareja de alma equivalente
Te adentras en la esfera de mis sueños
Con fuerza arrolladora somos dueños
De este mundo recién creado