domingo, enero 29, 2012

Me sobra todo

Ni el libro, ni la música, ni el sueño,

Me separan de ti o te substituyen;
Mis brazos son arroyos que confluyen
En un hueco de ausencia.
EL mundo en que no estás
Me sobra todo;
Todo también me falta al carecer te,
Tú, tan parte de mí que al no tenerte
Sólo a mi propia nada me acomodo.
Mi sombra es casi tú; me va siguiendo
Sin despegarse de mis pies, testigo
Callado de mis actos; no me ofendo
De su acoso metódico conmigo;
La considero parte de mi atuendo,
Sin afectar cuanto ejecuto y digo.
Y tú, como ella, ni huyes ni protestas,
Impasible a preguntas y respuestas.
En aislamiento, en soledad hundidos,
Amemos o no amemos, nos hallamos;
Las manos que nos vienen, que buscamos,
No alcanzan más allá de los sentidos.
Cada uno tiene en derredor su zona
De autopreservación fortificada,
Y no hay vuelo, ni túnel, ni calzada
Que llegue al interior de la persona.
El amor es el péndulo que oscila
Entre el desinterés y el egoísmo;
En parte el mundo entero es uno mismo,
Y en parte uno a sí mismo se aniquila.
Qué distancia infinita nos separa…
Si en lo más íntimo de mí te escondes,
¿Por qué a mi canto y queja no respondes
y se esfuman los rasgos de tu cara?

1 comentario:

Anne dijo...

Que profundo <3