domingo, febrero 19, 2012

Nada es eterno

Recuerda en el laurel y en la caída
Su temporalidad nada es eterno
Te enfrentaras a veces a un infierno
De abatimiento de sangre herida
Escalaras a veces cumbres de triunfo
Y en ambas ya triunfo o desgobierno
Te juzgaras marcado de por vida
Y no es así
Las ruinas se  adormecen
Y los brillos del triunfo palidecen
Quedando abiertos horizontes nuevos
Ya pierdas o prosperes, reflexiona
Tanto al harapo como a la corona
El tiempo los tirara sobre la lona...
.

1 comentario:

Valquiria dijo...

Entonces la pregunta es: ¿Tratamos de cambiar las cosas con nuestra fuerza de voluntad o nos abandonamos al momento sabiendo que todo pasa?