martes, junio 19, 2012

Sirena

La sangre del deseo y el aliento
Del siempre intenso y vivo sentimiento
Voy de lo temporal a lo infinito
Tengo el amor a flor de piel
Lo llevo soterrado en el alma
Pero abrasa de tal manera
Que su ardor traspasa
El cuerpo que lo atrapa
Siempre nuevo como nacido al momento
Mas sin relevo aunque a veces
Su brújula fracasa perdiendo distancia
Tal vez me tenderé sobre la arena
Frente al mar bajo el sol y una sirena
No sé si tiene nombre edad altura
Si me ha besado alguna vez, si disimula
Rebelión de sentidos o prodiga
Desasosiegos de mujer madura.
Pero sé que está ahí que su figura
Intangible  inequívoca belleza
De reciprocidad y de atadura
¿Qué importa si se obtiene o se imagina?
Cada cual es su mundo, y lo que piensa
Fija su propio entorno y recompensa
Como el mar sus fronteras determina
La llevo en mí  su forma me fascina
Tal que fuera real  mi alma indefensa
En rendición perenne  me compensa
De tal limitación  es tan genuina
Como si me llevara de su brazo
Por cada idea mía un fogonazo
Y una interrogación por cada rasgo
Bajo mi piel escucho sus latidos
Y desde allí espolea mis sentidos
En equilibrio entre la luz y el fuego
Síntesis de otras formas de otras mentes
¿Qué me han hecho hombre maduro?
No lo sabré decir  pero capturo
En su visión bellezas trascendentes
Escucho sus palabras elocuentes
Logra frenarme cuando me apresuro
Impulsa mi energía si inseguro
Abre nuevos caminos  tiende puentes
Veo el mundo la vida  por sus ojos
Hace saltar murallas y cerrojos
Y entre brazos y muslos se me enreda
Es valquiria y cortesana
Es razón de vivir cada mañana
Y escribo de ella  en convulsión y seda
Simplemente es mi sirena

No hay comentarios: